viernes, 8 de mayo de 2009

Un Bond que se adapta y cambia con los tiempos...


En Quantum of Solace James bond busca venganza tras la muerte de Vesper (Eva Greene). La película empieza una hora después del final de Casino Royale. Bond descubre que la organización que persigue es la responsable de matar el amor de su vida, comienza así un largo viaje lleno de acción y venganza pero también uno emocional, aislado y solitario que lo trae ( y con él al resto del mundo) al desierto de la segunda región de Antofagasta en Chile, un lejano país que como señaló Daniel Craig en una entrevista: "nunca habría visitado si no fuera por la película. Y Chile es un lugar impactante", La narración, sensibilidad y visualidad del paisaje son características conocidas del director alemán Marc Forster de 38 años de edad y el más joven detrás de las cámaras en la historia de la serie. Si bien los efectos especiales son importantes en la producción, el director conservó una buena cuota de trabajo físico, marcando de este modo a un Bond que se ensucia las manos, sangra y sufre, haciéndolo más realista y emocinal a los ojos del espectador, una imagen en muchos casos muy lejana de algunos de los predecesores de Daniel Craig. Foto: Andes Films